Música, maestro

Últimamente he estado bastante musical. Bueno, en realidad ese es mi estado habitual, digamos que mi pasión por la música se ha acentuado estas semanas (son rachas, supongo). Por ello, qué mejor manera de unir pasiones con una (otra) entrada que mezcle música y traducción.

En esta ocasión, voy centrarme en el famoso género del musical de Broadway, cuyos libretos están, como es normal, en inglés y por lo tanto requieren una adaptación para los escenarios de la Gran Vía madrileña –si ya hay problemas en España para mandar a la gente al cine y ver películas en V.O, en el mundo escénico ni se plantea con la excepción de la ópera y sus benditos sopratítulos que permiten seguir el argumento-.

Os voy a presentar unos ejemplos de traducción que quizás convenzan al espectador común…pero nosotros no somos un espectador cualquiera, ¿verdad? Somos traductores, y lo mismo que sucede con las películas (que las vemos en V.O y si acaso alguna vez doblada para ver cómo se han solucionado las dificultades o para blasfemar contra la soluciones propuestas) a mí me pasa con la adaptación de estos espectáculos.

Siempre he sentido gran admiración por los profesionales que se dedican a este género, especialmente al ser el inglés una lengua tan breve, que en pocas palabras da mucha información y, aunque no lo parezca, es muy melódica y especialmente fácil de rimar (cómo bien demuestran las canciones rock-pop modernas). Al igual que en la traducción de poesía, hay que respetar la rima, la cadencia y el número de sílabas para que encajen en la melodía (un aspecto que comparte con la traducción audiovisual). Vamos, que si me llega a mí un encargo así, lo primero que digo es “CHALLENGE ACCEPTED”, porque sería un reto de los de sudar la gota gorda.

Para no hacer muy larga esta entrada, ya que podría pasarme días analizando este tipo de obras (lo que hace la afición), voy a poner dos ejemplos, uno negativo y otro positivo, de casos concretos de traducción:

El primer ejemplo me viene a la mente raudo y veloz: Spamalot de los Monty Python:

spamalot

Bonita foto ¿eh?

Para los amantes de estos cómicos británicos no será ningún misterio que este musical está basado en su película Monty Python and the Holy Grail (Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores…no hablemos de la traducción de títulos de películas). El personaje del centro es Patsy, escudero del rey Arturo y que también aparece en la película. ¿Y las mozas del fondo? Son las “Laker girls”. En inglés el chiste está claro (equipo de baloncesto de Los Ángeles cuyas animadoras son famosas en el mundo entero). Aprovechando que uno de los personajes principales es la dama del lago, “the lady of the lake”,a sus chicas las han llamado “the laker girls”. Ahora bien, chirría mucho el oído cuando se traduce “welcome the lady of the lake and the laker girls” por “presentamos a la dama del lago y las lakers”. ¿Mande? ¿Se acaban de cargar el chiste o me lo parece?

 Aún así, años después sigo sin encontrar una forma de conservar la referencia sin meterla con calzador. Si yo hubiera sido la responsable de la traducción, admito que me estaría dando de cabezazos para encontrar algo digno, pero me temo que la sonoridad “lake”- “lakers” se iba a perder de todas formas. Una lástima.

Sin embargo, al Cesar lo que es del Cesar y cuando me encuentro ante una pedazo de adaptación lo reconozco. Es lo que me pasó con Los Miserables (al menos en la primera adaptación, desconozco lo que se hizo con la nueva versión de hace un par de años pero seguro que la han modificado por derechos de autor).

El traductor ha hecho un esfuerzo no solo para conservar la gran mayoría del mensaje, si no que respeta a la perfección el ritmo, haciendo que las sílabas se introduzcan en la melodía como si fuera lo más natural del mundo. En cuanto a la rima, todo es subjetivo, pero opino que el esfuerzo realizado es sin duda encomiable.

Como ejemplo, propongo el tema “On my own” que, además de ser mi soliloquio preferido, en mi opinión es el más logrado de toda la obra. Destila naturalidad y salvo un par de versos con los que no estoy muy de acuerdo (marcados en negrita), creo que respeta por completo el mensaje.

De nuevo sola por la calle voy vagando sin un rumbo
Sin ver ni un rostro conocido, ni una casa, ni un amigo
Llegó la oscuridad, quiero creer que él está aquí
A veces ando sola en la noche mientras todos duermen
Pensando en él feliz me siento, él me llena el pensamiento
Descansa la ciudad, y yo empiezo a vivir

Sola yo, pretendo que le llevo en mí
Y con él camino hasta el alba
Aún sin él sus brazos me rodean
Si siento que me pierdo él me muestra el camino

Al llover, las calles son de plata
Y la luz es bruma sobre el río
En la noche la luna ilumina
Tu rostro con el mío para estar unidos siempre

Pero sé que es mi imaginación
Que conmigo estoy hablando y no con él
Y aunque sé que nunca me amará
Aún así no le olvidaré

Le quiero, y al acabar la noche
Él se va, y el río es sólo un río
Sin él, mi mundo es como siempre
Los árboles sin hojas y yo sola entre la gente

Le quiero, mas sé que cada día
Mi vida es ilusión perdida
Sin mí, él seguirá su vida
Con la felicidad que yo soñé vivir con él

Le quiero, le quiero, le amo, mas en mi soledad. 

And now I’m all alone again nowhere to turn, no one to go to
without a home without a friend without a face to say hello to
And now the night is near, now I can make believe he’s here
Sometimes I walk alone at night when everybody else is sleeping
I think of him and then I’m happy with the company I’m keeping
The city goes to bed and I can live inside my head
On my own, pretending he’s beside me
All alone I walk with him till morning
Without him I feel his arms around me
And when I lose my way I close my eyes and he has found me

In the rain the pavement shines like silver
All the lights are misty in the river
In the darkness, the trees are full of starlight
And all I see is him and me forever and forever

And I know it’s only in my mind
That I’m talking to myself and not to him
And although I know that he is blind
Still I say, there’s a way for us

I love him, but when the night is over
He is gone, the river’s just a river
Without him the world around me changes
The trees are bare and everywhere the streets are full of strangers

I love him, but every day I’m learning
All my life I’ve only been pretending
Without me his world will go on turning
A world that’s full of happines that I have never known

I love him. I love him. I love him, but only on my own.

 

Como he dicho, podría tirarme mucho tiempo dando ejemplos, como la famosa canción de las notas de Sonrisas y lágrimas (“Re, selvático animal”…¿qué se habían fumado para llegar a esa conclusión?).

También podría hablar de cómo, de nuevo por temas de derechos de autor, prefieren cambiar casi por completo las letras de las adaptaciones musicales de los clásicos Disney, haciendo que los niños se frustren al no poder cantar la letra que ellos conocen y dejando al público en un ambiente de confusión general.

Para concluir, vuelvo a mi querida ópera y recomendaros una cinta en particular. Cuando estrenaron en cines la película de Die Zauberflöte (The magic flute) me enteré que habían “osado” traducirla del alemán al inglés, supongo que para llegar a más público –de nuevo, no todo el mundo está dispuesto a leer subtítulos-. Entré a la sala temblando, temiéndome algún estropicio. Nada más lejos. Como decía al principio, el inglés es un idioma muy musical, breve, conciso y de rima fácil. Parecía casi un juego de niños. Por otra parte, estas dos lenguas tienen muchas palabras con sonoridad parecida, por lo que quizás no resultó muy difícil su adaptación a la lengua de Shakespeare.

flute

Resumiendo: es una labor complicadísima que muchas veces requiere más un traductor, un letrista (Disney lo sabía, por eso la mayoría de sus canciones no se han dejado en manos de un profesional de la traducción, sino más bien de la música), que, con mejor o peor resultado, merece toda mi admiración.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “Música, maestro

  1. Jaime

    Muy bueno el post, felicidades. Un apunte, los niños y los que no somos tan niños, nos frustramos al ver los musicales de Disney y no poder cantar las canciones que nos sabemos de memoria, con el Rey León tenía una sensación de frustración que pa qué xD Y lo de Los Miserables me parece una traducción impresionante, de verdad. Con respecto a “Sonrisas y lágrimas” es verdad que los traductores tuvieron que tomarse algo para hacer esa traducción, pero es tan graciosa, a mí me gusta mucho más que la original. Un saludo

    • Hola Jaime, muchísimas gracias por tu comentario.
      En efecto, tanto con El Rey León como con La Bella y la Bestia sentía una sensación de impotencia absoluta…al igual que cuando voy a ver un musical que conozco de memoria y me han cambiado la letra…todo por el mismo motivo: derechos de autor. Una pena.
      Lo de Sonrisas y Lágrimas es para darles de comer aparte jeje pero es lo que nos hemos aprendido de pequeños y ya no hay quien lo cambie 🙂

      Un abrazo

  2. Pingback: El blog que vino de Lisboa | Aventuras de una traductora-intérprete en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s