Archivo mensual: noviembre 2012

Un idioma nuevo

Seguro que todos hemos pensado en añadir algún idioma a nuestra combinación. Ya sea por necesidad laboral (como traductores puede que algunos pensemos que nuestro volumen de negocios se vería aumentado con una nueva herramienta –pienso en estos momentos en el alemán-, sin querer entrar en el debate de “maestro de nada, aprendiz de todo”) o solo por curiosidad/amor al arte que suele ser  la mayoría de los casos.

Sin embargo, estudiar un idioma nuevo se hace a veces incompatible con nuestro horario y con el poco tiempo libre que nos pueda quedar para nuestro ocio –que no necesariamente nos apetece dedicarlo a estudiar, reconozcámoslo-. Las clases presenciales muchas veces no son una opción por falta de tiempo o por viajes varios. Personalmente, el curso pasado estuve cinco meses sin ir a clase a la escuela de idiomas por ambos motivos: me pasé ese tiempo trabajando en el extranjero.

Me han hecho descubrir un método, solo apto para los más organizados y disciplinados. Se trata de los manuales de toda la vida para aprender idiomas (en este sentido no resulta un gran descubrimiento) pero tengo muy buenas referencias sobre este sistema.

Se trata de los libros ASSIMIL que, por un precio módico, nos ofrecen una gama impresionante de idiomas: desde los clásicos inglés-francés-español hasta el ruso, albanés o húngaro pasando por todos los dialectos de España o Francia.

Además, ofrece ahora también la opción, por el mismo precio del libro, de seguir un curso online, por si alguien prefiriera esta fórmula.

Admito que se me hace la boca agua cada vez que veo este tipo de propuestas, pero hay que ser consecuentes: ya me traigo entre manos dos idiomas nuevos y, entre nos, la principal característica que deben tener los alumnos de este sistema es, como decía, la disciplina para poder “progresar adecuadamente”.

Si os veis capaces, os animo a probar. ¡No olvidéis comentarme vuestras opiniones!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized