Disney para traductores Vol.II

Veréis, servidora, como pseudo-artista que es, se debe al respetable. En este caso el público ha hablado y aún a riesgo de repetirme, voy a ofrecer para deleite de mis  lectores un bis.

Les presento “Disney para traductores, Vol. II”

Volvamos pues a las anécdotas traductoriles de nuestros clásicos favoritos.

El libro de la Selva (sí, de nuevo) o la jerarquía del reino animal.Image

En la selva más que en ninguna otra parte es muy importante saber quien manda. Y señores, esta relación de jerarquía NO es la misma en la versión inglesa que en el doblaje al español.

Me explico. Esta historia gira alrededor de Mowgli, el cachorro humano, eso ya lo sabemos. Sin embargo, parece que en español este chaval puede tratar de tú a tú a osos, panteras, monos, elefantes, serpientes pitón y hasta a un tigre de Bengala.

En la versión original, los animales se refieren al niño como “man-cub”, literalmente “cachorro humano”. Sin embargo, esta traducción se utilizará especialmente poco considerando la cantidad de veces que debería aparecer, ya que el traductor prefirió elevar el “estatus social” del personaje haciendo que todos se refirieran a él como simplemente “Mowgli”. Entenderéis que no es lo mismo poner a un chaval en su sitio tratándole de “cachorro humano” (una simple definición de lo que es) que entablar una relación de confianza llamándolo por su nombre de pila.

En inglés, sólo veremos una sola vez a Bagheera, la pantera, llamarlo por su nombre: cuando el niño abandona la selva para integrarse en la aldea.

Peter Pan o por qué decir el ¡AU!  Image

¿Quién no ha hablado alguna vez como los indios, de pequeño o incluso años después? Parece un juego de niños, pero detrás se esconde todo un análisis morfosintáctico, especialmente en inglés. Menos mal que en español también tenemos nuestra propia versión para hablar como los indios, que se parece a la versión original por su agramaticalidad.

Un ejemplo:

Jefe: ¡Au! Pieles rojas por muchas lunas pelear caras pálidas niños perdidos.

Niños perdidos: ¡Au! ¡Au!

Jefe: A veces tú ganar. A veces yo ganar.

Niños perdidos: Está bien, jefe. Esta vez tú ganaste, y ahora, suéltanos.

[…]

Jefe: Esta vez no soltaremos.

Niños perdidos: ¿No? Jijí. El jefe es muy guasón.

Jefe: Yo no ser muy guasón. ¿Dónde tú esconder princesa Tigriria?

Niños perdidos: ¿Ti-Tigriria? ¡Nosotros no la escondimos!

Juan: Yo ni siquiera la conozco.

Niños perdidos: ¡Yo no la tengo!

Jefe: Tú mucha mentira. Si Tigriria no venir para atardecer, morirán quemados.

¿Cómo resolver la traducción en este caso? Pues recordando los buenos tiempos de “indios y vaqueros”.

Sólo una desventaja con respecto al inglés: algunos vocablos indios como squaw (niña o mujer india),  papoose (bebé o niño indio), powwow (consejo o asamblea) o  tomahawk (hacha de guerra) son reconocibles o ya se han incluido en el idioma en la versión original. Me temo que en este caso se perderá el idioma “indio nativo” para que pueda ser entendible en español.

Dumbo ¿Dumbo?   Image

Veamos, que levante la mano el que recuerde el nombre de aquel elefantito de enormes orejotas que gracias a la ayuda de un ratoncito de Brooklyn y unos cuervos la mar de salaos aprendió a volar.

Estoy oyendo “Dumbo”. Sí, sí, es lo que oigo. ERROR.

Veréis, os expongo primero lo que el espectador hispano oye, y después la versión original.

Escena: Dumbo, un elefantito prácticamente recién nacido, se enfrenta a las crueles burlas del resto de los elefantes del circo que se mofan de sus orejas, muy a pesar de la encarnizada defensa de su madre.

Elefanta 2: Después de todo, ¿a quién le importa su precioso Dumbo?

Elefanta 3: ¿Dumbo? ¡Ja, quiere decir tonto!

Elefanta mayor: ¡Dumbo! Ja, ja, ja. Muy bueno. ¡Dumbo!

Elephant 2: After all, who cares… about her precious little Jumbo?

Elephant 3: Jumbo? You mean Dumbo.

Elephants: Dumbo! Dumbo, I say. That’s good. Dumbo! That’s good. Dumbo!

¿Y ahora? ¿Cómo se llamaba aquel elefantito de grandes orejas? ¡JUMBO!

Evidentemente Dumbo no es más que un mote que le fabrican en el circo a partir de la palabra inglesa “dumb”, tonto. Para el niño hispanohablante, esto requiere de una coletilla explicativa que, en efecto, se ofrece, aunque esto signifique sacrificar el verdadero nombre de la criatura por problemas de sincronización con la imagen. Supongo que aunque se ofrezca la explicación, tampoco es ésta muy convincente ya que el espectador no tiene por qué saber que “dumb” es un insulto inglés, por lo que tengo mis dudas sobre si la traducción realmente ha funcionado…

¡Uff podría pasarme así toda la noche!

Y de regalo, mi último descubrimiento musical y su “Disney Medley”, muy adecuado para terminar esta entrada.

Anuncios

2 comentarios

23 de mayo de 2012 · 23:05

2 Respuestas a “Disney para traductores Vol.II

  1. Me ha encantado, Itziar. Reconozco que cuando yo era pequeña también me sorprendió mucho lo de Dumbo, cuando decían que significaba «tonto». Supongo que ya llevaba yo en las venas lo de ser traductoras, porque me da que no todos los niños se paraban a darle vueltas a esos asuntos :P.

    • Jeje, ¡gracias! Reconozco que también me he hecho muchas veces esa misma pregunta de pequeña 😀 Dudas aclaradas entonces 😉
      Si te ha gustado esta entrada, no te pierdas el Vol.I publicado hace mes y medio o así. ¡¡Un besote!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s